Amor en tiempos de Pandemia

Puede que estemos atrapados en casa, que el tiempo de ocio se haya esfumado y que las noches de bares y copas que nos servían para conocer gente y relacionarnos, de repente hayan dejado de existir, pero eso no significa que todo esté perdido para el amor 

Si bien es cierto que, aunque nuestros hábitos diarios se hayan roto y que la estructura que dábamos por sentada se ha derrumbado, prácticamente de un día para otro, sea como sea, hay algo evidente: el amor siempre se abre paso en cualquier escenario.

Si hay algo que rara vez se detiene es nuestra necesidad de establecer relaciones, de buscar el amor. No importa el contexto o el escenario, El amor en tiempos de pandemia se abre paso. De otros modos, con mecanismos conocidos, pero reformulando normas, espacios y momentos.

De algún modo la situación actual nos hace recordar a esas relaciones de los siglos pasados donde la pluma, la tinta y el papel eran protagonistas y en donde los enamorados aguardaban con ansia esa carta en su buzón. Nosotros tenemos algo más de suerte. Los tiempos son más cortos y nos basta con aguardar esa notificación en el móvil.

Es cierto también que el amor en tiempos de pandemia está frenando lo que antes conocíamos como relaciones de usar y tirar y no porque haya de nuevo un confinamiento y no puedas salir de casa, si no por el miedo al contagio.

 La gente esta dando mas valor a lo seguro a lo estable, le estamos dando su sitio al amor, ese amor que ha sido tan vapuleado en muchas ocasiones en las que pensábamos que la palabra pareja, estaba ya caduca.. pues no..la pandemia nos ha demostrado que lago tan valioso como amar, lo estábamos desatendiendo a nivel general

No sabemos cuánto durará esta realidad, pero lo que está claro es que la necesidad por enamorarnos, por encontrar pareja no caduca

Ahora hay más tiempo para hablar, para escribir, para conectar de una manera más íntima y compartir los momentos que estamos viviendo.

Las citas en un café se han sustituido por la pantalla del ordenador o el móvil. Nos arreglamos y seducimos a través de una pantalla y aunque es cierto que todo este universo no es lo mismo que antes, es lo único que tenemos por el momento. Y habrá que adaptarse, ser creativos, hábiles y cuidadosos para mimar esa relación, para lograr que en el momento en que sea posible, podamos encontrarnos cara a cara, piel con piel.